¿Cómo queda Maduro y el chavismo tras su derrota electoral?

“Tiene que venir una nueva etapa de la Revolución Bolivariana”, dijo el presidente venezolano Nicolás Maduro, sin su habitual tono aguerrido, al admitir la derrota del chavismo en las elecciones parlamentarias del domingo en Venezuela.

Y la reacción en sus filas parece haber ido en el mismo sentido: “Nadie dijo que sea fácil”, “A prepararnos, a trabajar duro”, “Repliegue, reorganización, reflexión y ofensiva”, fueron algunas de sus frases más repetidas.

Tal y como reseña la nota publicada por Daniel Parto en BBC Mundo, el chavismo se enfrenta a un escenario inédito: perdió y lo hizo incluso en varios de sus tradicionales bastiones, como la urbanización 23 de Enero, en Caracas, donde reposan los restos de Hugo Chávez.

BrGC2YLIYAIpDyO

Y al haber perdido el control de la Asamblea Nacional, tendrá que lidiar con una oposición capaz de limitar el poder del oficialismo, especialmente tras obtener los dos tercios en el parlamento.

La crisis económica, por su parte, necesita de una urgente solución que, según expertos, pasa por un ajuste que implica un aumento de los costos de vida, devaluación y recorte de gasto público.

Y, por si eso fuera poco, los herederos de Chávez también tendrán que lidiar con una división interna que se había asomado antes de las elecciones, pero que ahora –con el voto castigo de muchos chavistas o exchavistas– amenaza con hacerse mucho más evidente.

El chavismo siempre ha dicho que llegó al poder y a Venezuela para quedarse.

Pero el chavismo como lo conocemos quizá cambie después de que perdió –y no por poco– en unas elecciones parlamentarias por primera vez en su historia.

Nicolás Maduro, ¿el responsable?

Maduro atribuyó la derrota a la llamada guerra económica con la que supuestamente la oposición, con la ayuda de Estados Unidos y el sector privado, ataca a la revolución socialista.

Pero las encuestas han reportado que la mayoría de los venezolanos (entre un 60 y 65%) no creen en la teoría de la guerra económica y culpan al gobierno de la inflación, la escasez y la recesión económica.

En ese contexto, muchos pueden culpar también a Maduro de la derrota, pues durante su gobierno no se ha impulsado ninguna medida sustancial que cuando menos ajuste el modelo socialista.

Y en las entrañas del chavismo los elementos de disidencia, que hasta hoy fueron tímidos en sus críticas, tendrán más espacio para pregonar su mensaje.

De hecho, varios comentaristas de foros y publicaciones chavistas ya han pedido la renuncia del actual presidente.

“El liderazgo de Maduro se va a reducir”, vaticina Roland Denis, exviceministro de Planeación de Chávez en el 2003.

“Veremos que mucha gente (chavista) saldrá a decir lo que antes no se atrevía: que el gobierno, y sobre todo Maduro, son los responsables de este desastre económico”, le dice a BBC Mundo.

Y, además del descontento interno, Maduro tendrá que lidiar con una oposición más poderosa que lo obligará negociar para mantener la estabilidad de su gabinete.

▼ No olvides compartirlo con tus contactos ▼

No olvides dejar tus Comentarios